Lo ocurrido este miércoles en el Congreso en materia pesquera es un hecho que nos preocupa como gremio, ya que agrega más incertidumbre e inestabilidad a una de las actividades relevantes de la zona, dijo Ronald Ruf, gerente general de la Cámara de la Producción y del Comercio de Biobío.

La opinión del gremio resume las impresiones que dejó la decisión del Congreso tras aprobar el proyecto de ley que fija como único arte de pesca del recurso jibia, la línea de mano o potera.

Esperamos, señaló Ruf, que quienes toman las decisiones evalúen el impacto que éstas tienen de manera directa en el desarrollo de las actividades económicas de la región y que este proceso sea acompañado de los argumentos técnicos, económicos y sociales que mejor reflejen la realidad.

CAPITAL ECONÓMICA

«La Región del Biobío necesita imperiosamente atraer nuevas inversiones y desarrollar proyectos que favorezcan el potencial que esta zona tiene para alcanzar el desafío de ser la Capital Económica del país», dijo Ruf.

El gremio pesquero industrial lamentó la aprobación de esta iniciativa que margina completamente a la industria de la captura de este recurso. «Eso implica no sólo la destrucción de los empleos en mar, sino también en las plantas de proceso», señaló la presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Macarena Cepeda Godoy.

En esa línea, la ejecutiva llamó al Gobierno a respetar el ordenamiento vigente y a actuar con prontitud. «Este es un proyecto claramente inconstitucional, por lo que esperamos que el gobierno actúe en consecuencia con lo anunciado y cumpla con lo que ha prometido».

Asimismo, las principales compañías pesqueras de la región que se dedican al procesamiento de este recurso generando unos 2.000 empleos directos, la mitad ocupados por mujeres, también reprobaron la decisión de los parlamentarios.

Para leer la noticia completa, haga click aquí