+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 26 julio, 2019 / Prensa / 150 lecturas

Empresarios creen que falta incentivo a la inversión y fomento a la productividad

Mayor incentivo a la inversión, fomento a la productividad y descentralización son los principales temas para impulsar el crecimiento y por los cuales el gobierno debe poner el acento, según lo que arrojó la encuesta de Percepción Empresarial Regional (Iper), realizada semestralmente por la consultora EY, la Universidad Andrés Bello y la Cámara de la Producción y del Comercio Biobío (CPC).

El estudio, el número 16 desde que partió en el año 2011, fue realizado entre el 18 de junio y el 5 de julio a los socios de la CPC, líderes de opinión de la Región y contactos de EY. Se recibieron 116 respuestas, donde el 60% de los consultados proyectó un crecimiento de entre 2% y 2,9%.

Al respecto, Luis Bravo, director de la carrera de Ingeniería Comercial de la Unab, comentó que esto hay que verlo dentro del contexto en que varios organismos visualizan un PIB en torno al 2,5% a 3,2%, pero de todas formas la cifra entregada en el análisis es bastante más baja que hace seis meses, cuando el 55% apreciaba que sería de entre 3% a 3,9%.

“Hay una manifestación clarísima de disminución de optimismo, sobre todo porque hay una parte (28%), que cree que se podría estar sobre el 3%, pero los mejores pronósticos hablan que estaríamos sobre ese porcentaje, así que lo que piensan nuestros empresarios es bastante razonable, en especial porque este indicador se ha transformado en un excelente predictor, porque los resultados del Iper se transforman en realidad seis meses después”, apuntó el académico.

Mientras que Ronald Ruf, gerente general de la CPC, agregó que para crecer, los encuestados manifestaron (61%) que se debe incentivar la inversión, un guarismo menor al de hace un año, cuando el 64% pensaba eso. Además, un 42% cree que se debe fomentar la productividad y un 41% considera que hay que apuntar a la descentralización.

DESCENSO EN INFRAESTRUCTURA

Eso sí, llamó la atención el descenso a la importancia que se le da a la infraestructura y conectividad, que cayó de un 56% a un 39%. Las razones que esgrimió el ejecutivo para esto es que en los últimos 6 u 8 meses, este tema ha estado tanto en el tapete, que es probable que cuando el encuestado ve este ítem, que ya está andando, prioriza otras cosas.

Ahora, dentro de los proyectos prioritarios en infraestructura vial y ferroviaria, en primer lugar figura (40%) el Puente Industrial, seguido por la Ruta Pie de Monte (35%) y el nuevo viaducto ferroviario (15%).

Respecto a cómo estarán las empresas este año, un 45% afirmó que aumentará las inversión y un 36% que mantendrá el gasto, mientras que solo un 10% las disminuirá.

Sobre el uso que le darán a los recursos, un 57% lo hará para efectuar reparaciones o mejoras necesarias para mantener las condiciones normales de funcionamiento y un 43% parta generar crecimiento de la empresa.

Lo más importante es que el 54% destinará sobre US$ 5 millones y un 23% superará los US$ 20 millones. En relación a la inversión regional, un 42% estima que crecerá y el mismo porcentaje que se mantendrá.

PROYECCIÓN

Donde se apreció un menor optimismo es en las ventas de las empresas, pues un 45% piensa que aumentarán, es decir, 8 puntos menos que en diciembre pasado y 16 respecto a un año.

Mauricio Pérez, director ejecutivo de EY Chile Concepción, agregó que las utilidades caerán, según el 28% de los consultados y un 43% que se mantendrán y un 30% que crecerán. “Esto va en línea con el ajuste de las expectativas económicas nacionales, derivadas del menor dinamismo interno y del desempeño de nuestros socios comerciales, como China y EE.UU., hacia donde van nuestras exportaciones regionales”, hizo ver.

En todo caso, lo importante es que las empresas pretenden aumentar (27%) y mantener (54%) los empleos. Donde también se aprecia un buen escenario es en las remuneraciones, ya que el 28% apunta a que aumentarán y un 67% que se mantendrán, tomando en cuenta que solo un 6% opina que bajarán.

TARIFAS DE ENERGÍA

Los empresarios también manifestaron su preocupación sobre los precios de la energía, pues un 93% estima que éstos o han aumentado o se han mantenido.

Ronald Ruf dijo que esto trae una consecuencia directa en los costos operacionales, porque cuando se da a conocer en forma pública que las cuentas van a bajar, algo que se estimó, implica que habrá problemas en los resultados operacionales si crecen, ya que finalmente repercute en la competitividad y productividad de las firmas.

Asimismo, los empresarios creen que la demanda interna (35%), acceso y condiciones de crédito de la banca (28%) y cambios relevantes en los mercados emergentes (19%) están incidiendo positivamente en los resultados de la empresa, mientras que la incertidumbre en la aplicación de nuevas leyes y reformas (67%), demanda interna (28%) y a la volatilidad en el precio de los commodities (25%) afectan negativamente.

En esto también hay que considerar que la propuesta de modernización tributaria es beneficiosa (55%) y neutro (37%).

Finalmente, Bravo indicó que desde el 2017 hay una baja sistemática del Iper, de 66 puntos hasta 54 a junio de este año. A su juicio, esto se debe al contexto de la amenaza mundial económica por el conflicto entre China y EE.UU., el precio del petróleo, junto a la incertidumbre de los proyectos que el gobierno presentó.

Nota publicada por Diario El Sur, el día 26 de julio de 2019.