+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 2 agosto, 2019 / Prensa / 154 lecturas

Gremios regionales divididos por idea de reducir jornada a 40 horas semanales

Los gremios productivos de la Región del Bío Bío se manifestaron en contra y a favor de la idea de reducir de 45 a 40 horas la jornada laboral de la semana.

La aprobación de la idea de legislar sobre la materia encendió algunas luces de alarma en quienes ven improcedente la medida y, por otra parte, hubo quienes la apoyaron como una acción a favor del trabajador y sus familias.

Ronald Ruf, gerente general de la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción, CPC Bío Bío, uno de los gremios más influyentes de la zona, apuntó a que “la idea de poder contar con más tiempo libre es algo que todos deseamos, pero para poder tener tiempo para el ocio debemos, como país, financiarnos ese ocio porque no es gratis”.

En esta línea, comenta que, “los países desarrollados que ya tienen jornadas inferiores a la nuestra, es porque ya tienen un nivel de productividad tal, que les permite a las empresas y organizaciones tener una estructura de costos y de ingresos que hacen posible financiar la vida de la empresa”.

Ruf se refiere a que “primero se debe hacer la pega, el sacrificio, que logren subir los índices para que, luego, podamos tener más tiempo de ocio”.

El ejecutivo estima que de rebajar las horas, por ejemplo, en el caso de las Pymes, esto implicará un mayor costo, dado que deben producir lo mismo, pero en menos horas.

Requerido sobre la flexibilización propuesta por el Gobierno, afirma que “ahí sí creo que es la forma en que debiéramos abordar un tema que es de futuro, menos horas de trabajo, por supuesto que sí, pero en el momento que corresponda , donde la flexibilidad es el paso intermedio”.

De acuerdo con Ruf, un economista proyectó que disminuir las horas de trabajo a la semana “implicaría elevar cerca de un 15% los costos de personal de la empresa, es decir, subir los costos fijos que hay que pagar, se venda o no se venda, produzca o no produzca la empresa”.

José Miguel Stegmeier, presidente de la Sociedad Agrícola de Bío Bío, Socabío, y del Consorcio Agrícola del Sur, CAS, es enfático: “no están dadas las condiciones para trabajar menos. Es más, hoy tenemos una situación incluso peor que hace algunos años en cuanto a productividad y el único contexto posible que permitiría hacer una discusión responsable en esta materia es si realmente nuestros índices de productividad neta fueran significativamente mejores”.

Del mismo modo, agrega que “una propuesta de flexibilización permitiría naturalmente, también, acordar jornadas de menos horas en casos particulares, sin traumas ni conflictos generales”.

Sergio Gatica, presidente de la CUT provincial, es claro en la postura de los trabajadores, “estoy absolutamente de acuerdo (con la reducción de horas), ya que apunta en el camino correcto, que es avanzar en una mejor calidad de vida para los trabajadores, permitiéndoles pasar más tiempo con su familia. Es una tendencia que se está dando en el mundo y que en Chile ayudaría mucho”.

En cuanto a la propuesta de flexibilización, expone que “estamos en contra de seguir flexibilizando el mundo del trabajo, pues ya hay demasiada flexibilidad. Creemos que lo que corresponde es mejorarle la vida a las personas, no sólo privilegiar el crecimiento de las empresas, en definitiva, trabajar para vivir y no vivir para trabajar”.

En tanto, desde la Federación Regional de Cámaras de Comercio y Turismo A.G. , Juan Antonio Señor, vicepresidente de la entidad, expresa que “desde el punto de vista del Comercio, no nos parece, puesto que dado el sistema de trabajo con horarios extendidos para satisfacer las necesidades de la población, esto nos subiría los costos, debido a que tendríamos que contratar más personal para hacer lo mismo”.