+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 21 febrero, 2022 / Noticias / Publicaciones / 87 lecturas

CPC Biobío promueve políticas de inclusión en empresas de la región

En oleadas y con un alto impacto, la pandemia del Covid- 19 erosionó el camino construido para alcanzar la Igualdad de Género. Las cifras no mienten y en esta línea W20 y Accenture, en marzo del 2021, entregaron cifras esclarecedoras, de acuerdo con la investigación la pandemia aumentó a 51 años el tiempo que tomaría alcanzar la igualdad de género.

El estudio identificó 10 áreas en las que los líderes del G20 deben tomar acciones para corregir los desequilibrios de género y garantizar una recuperación económica equitativa y sugiere que incluso un compromiso parcial de estas recomendaciones podría recortar hasta 14 años el plazo para alcanzar la igualdad de género anterior a la pandemia y en un escenario de compromiso total podemos alcanzar el año 2061 un escenario de real equidad.

La realidad, sin embargo, es que en Chile que durante los primeros 3 meses de pandemia las mujeres perdieron 10 años de avance en el mundo laboral. Por ello, se vuelve necesario una reactivación con perspectiva de género.

“Nos falta poner en valor la diversidad y acelerar el cambio cultural hacia el pleno reconocimiento y valoración de las personas sin distinciones de género. Existe una subvaloración histórica y cultural asociada al rol que ejercen las mujeres en los espacios laborales y familiares que muchas veces responde más a la cultura y a valores sociales que a criterios objetivos y medibles. La invitación es a derribar nuestros sesgos inconscientes y promover un cambio cultural que empodere social y económicamente a las mujeres apostando por el talento sin etiquetas”, recalca Lissette Wackerling, directora Regional de Sernameg Biobío.

LA PIEZA CENTRAL

La pieza central a nivel corporativo y que se ha transformado en un punto de avance clave es la norma chilena 3262 (Nch3262) “Gestión de igualdad de género y conciliación de la vida laboral, familiar y personal”, una certificación de carácter voluntaria que promueve la igualdad entre hombres y mujeres. Esta instancia propone la implementación de un Sistema de Gestión de Igualdad de Género y Conciliación (Sigigc), que instala un conjunto de acciones, procedimientos y prácticas de gestión para impulsar un cambio cultural, reducir las brechas de género e incorporar medidas en favor de la conciliación y corresponsabilidad en las organizaciones. La Norma también busca prevenir y eliminar prácticas discriminatorias, de acoso laboral, acoso sexual y cualquier tipo de violencia

En el Biobío son solo dos las empresas certificadas en la implementación de esta normativa: Essbio y Puertos de Talcahuano, afirma Nayareth Jara Parraencargada regional del Programa Buenas Prácticas Laborales con Equidad de Género Región del Biobío, área Mujer y Trabajo, del Sernameg regional. “Existen además otras organizaciones que han firmado carta de compromiso de implementación con Sernameg que contempla un acompañamiento inicial de 3 años y que permite ir avanzando en la elaboración de diagnósticos, políticas, procedimientos y planes de acción previo a la certificación”, enfatiza la profesional.

Otras organizaciones se encuentran dando el primer paso ya sea con la firma de una carta de compromiso de implementación con esta entidad y otras que se encuentran en una fase inicial de formación de equipos y acciones comunicacionales que permitan apostar al cambio cultural y que permanentemente desarrollan acciones a través de la Mesa Público Privada de Organizaciones y Empresas para la igualdad de género que lidera SernamEG en la región, recalca la encargada.

 

VISIÓN EMPRESARIAL

Ronald Ruf, gerente general de la Cámara de la Producción y del Comercio del Biobío (CPC) comentó a Trade-news.cl que “los grandes desafíos en el mundo empresarial están enfocados en que por un lado se brinden espacios e instancias más equitativas para el desarrollo integral de las mujeres en el mundo de trabajo, así como también que las políticas de gestión y producción fomenten la coparentalidad, reconociendo en los colaboradores la dimensión individual y personal”.

En esa línea, el ejecutivo agregó que “a nivel gremial en equidad de género este desafío está dado por el cumplimiento de un rol vinculador y de representatividad. La oportunidad de compartir información y experiencias para que éstas sean replicables”.

“Desde la CPC Biobío estamos trabajando en la formación de una comisión que bajo la guía de expertas y expertos en la materia, aborden este proceso de una manera trasversal, de manera que las empresas socias a nuestro gremio puedan, en primer lugar informarse y luego capacitarse para implementar acciones”.