+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 2 febrero, 2022 / Noticias / Publicaciones / Uncategorized / 108 lecturas

Presidente de la CPC Biobío se refiere al el aumento del costo de los alimentos

El déficit de mano de obra, entre otros problemas logísticos y productivos aún persisten, lo que no permitiría estabilizar el mercado en el corto plazo.

Dirigentes gremiales de la Cámara de la Producción y del Comercio de Biobío y de Pymemad dijeron que el aumento de precio que se ha experimentado por parte de los alimentos a nivel internacional se explicaría por factores como el crecimiento en el costo del transporte marítimo, el encarecimiento de los insumos agrícolas y la baja disponibilidad de mano de obra para la cosecha de los mismos en los predios.

El presidente de la Cámara de la Producción y del Comercio de Biobío, Álvaro Ananías, dijo a Diario La Tribuna que ‘el aumento del costo de los alimentos tiene mucho que ver con una situación coyuntural que se generó a raíz de la pandemia, como los problemas logísticos en el transporte y la disponibilidad de containers, cuyos precios han subido más de lo que corresponde, pero en el caso de Chile hemos tenido un aumento relevante en la mano de obra, pero a raíz de lo que ha pasado en la pandemia, la gente que trabajaba en agricultura dejó este rubro, prefiriendo acogerse a beneficios como el IFE y otros, causando que tuviéramos que contratar mano de obra más cara, muchas veces extranjera que venía a Chile, lo que hizo subir los costos de cosecha de manera muy importante’. A lo anterior, Ananías sumó ‘el hecho de que el petróleo está bastante elevado para sus rangos normales, lo que hace que el costo logístico suba’.

MANO DE OBRA, INSUMOS Y PETRÓLEO

Otro de los factores que han influido en el rubro agroalimentario y sus costos de acuerdo al dirigente gremial ‘son los productos que se aplican a estos, que en su mayoría son importados y hoy están bastante más caros que antes, lo que hace que el costo de producción y de venta final sea más alto, lo que indica que estamos en una situación de transición e inestabilidad bastante importante del precio internacional de los alimentos’. A lo anterior, Ananías agregó que ‘nosotros hemos tenido más aumentos de costos que en precios de venta, porque el petróleo, los insumos y la mano de obra de cosecha están más caros y al juntar esas cuatro variables y ver el costo de producción sea más alto, lo que hoy no está reflejado en precios’.

Todo lo explicado por el dirigente de la Cámara de la Producción y del Comercio de Biobío es lo que ya ha ocurrido para la cosecha 2022, por lo que ‘el sector agroalimentario debería esperar que ojalá el año 2023 sea mejor, con mejores precios internacionales de productos y con costos de producción más bajos que en los últimos dos o tres años’. Respecto a las proyecciones con respecto a estos índices en el futuro, ‘los precios de venta deberían estar un poco mejor el próximo año y esperamos que los costos de logística, transporte y cosecha estén un poco más bajos’. Uno de los factores relevantes en el costo del producto según el vocero de la Cámara de la Producción y del Comercio de Biobío es el costo de la mano de obra y la disponibilidad de la misma: ‘este año hubo que traer gente de Bolivia, Colombia y Venezuela a cosechar acá, pero los beneficios de la pandemia para la gente interna no van a estar el próximo año, por lo que esperamos que haya más mano de obra local disponible, cosa que bajaría los costos de cosecha y esperamos que los precios de venta se mantengan o suban, lo que generará mejores márgenes para el sector nacional, aunque la pandemia ha revuelto esta situación’. (6:15)

DISTORSIÓN DEL MERCADO

El presidente de Pymemad Chile y director de la Cámara de la Producción y del Comercio de Biobío, Michel Esquerré, dijo a Diario La Tribuna que ‘el aumento se debe a varios factores, primero el aumento en el costo de la energía, el transporte logístico, que ha subido a nivel exorbitante a nivel mundial, las navieras con la crisis se han fusionado y quedaron como seis navieras o más operativas en el mundo, lo que ha significado que han manejado los precios del transporte marítimo a nivel mundial y además, se le agrega el efecto del Covid y el desincentivo al trabajo producto de los resguardos de los Estados para evitar los contagios y proteger la salud, lo que ha sido nefasto en cuanto a producción y cosecha de los alimentos’. Esquerré dijo que el crecimiento en el precio de los alimentos ‘es una distorsión económica que desincentiva el consumo y cambia el comportamiento de consumo a nivel mundial’.

El dirigente gremial mencionó el ejemplo del precio de los salmones ‘que subió mucho porque la ciudad donde reprocesan los alimentos derivados de la pesca en China estuvo cerrada antes de la navidad, generando una escasez de salmón trozado en el mercado mundial y un aumento de precio, que son problemas relacionados con la pandemia, la logística y eso en Chile, donde somos productores de lentejas, porotos, trigo y cercanos al autoabastecimiento, ha desincentivado la producción agrícola tradicional’. Respecto a encontrar una eventual solución a estos problemas, Michel Esquerré dijo a Diario La Tribuna que ‘la autoridad económica tiene que hacerse cargo y legislar sobre los abusos de posición dominante que existen en Chile, porque las navieras han tomado una posición bastante dura en lo que respecta a su posición económica y de control de precios y tarifas, por lo que como país debemos cuidar el libre mercado e intervenir en caso de que no esté sano, de hecho el congreso norteamericano investigó las prácticas de algunas navieras porque cayeron en prácticas que demostraron ir en contra del libre comercio’.