+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 14 febrero, 2023 / Socios / 265 lecturas

Voluntariado Quillahue concurrió con ayuda y diversión para niños damnificados de Santa Juana

 

Sin importar si están de vacaciones o durante su periodo de estudios, los estudiantes de Santo Tomás Concepción siempre van en ayuda donde se requiera.

Así lo demostró Denise Gaete Contreras, una de las estudiantes tomasinas que voluntariamente durante 3 días colaboró con los damnificados de la comuna de Santa Juana, una de las zonas afectadas por los incendios forestales en la región del Biobío.

La estudiante de 4° año de Servicio Social participó en ayuda de niños y familias por medio del voluntariado permanente Quillahue de la misma casa de estudios, entregando entretención y actividades dinámicas y recreativas a niños que se alojan en albergues junto a sus familias.

“Estas ayudas voluntarias me hacen sentir parte de las personas que fueron vulnerables a los incendios, me ayuda a ser un poco más humanitaria, fortalece mi vocación, por lo que me gusta ayudar”, comentó la estudiante de 4° año de Servicio Social.

Desde hace más de 7 meses, Denise, es parte del voluntariado permanente Quillahue, y este tipo de acciones fortalece su vocación por el servicio social. Durante una jornada, la estudiante se sumó a las labores de ayuda, sin embargo, previamente, ella colaboró de manera totalmente proactiva durante 2 días consecutivos.

“En lo que me queda como estudiante me gustaría seguir colaborando en los voluntariados, porque el ver el antes y el después de las personas luego de que uno las ayuda, es algo maravilloso. Esto refuerza mi profesión y lo que realmente quiero”, sostuvo la estudiante tomasina, Denise Gaete.

La intervención de los voluntarios de Quillahue buscó ayudar desde otra perspectiva a los afectados por los graves incendios forestales, donde muchas veces los niños y niñas deben ver y vivir complejas situaciones propias de la tragedia, por lo que esta acción se transforma en un pequeño alivio que les permite poder volver a reír y jugar, aunque sea por un instante, y así sobrellevar de mejor manera los trágicos hechos ocurridos.