Un crecimiento económico nacional ​de entre 2 y 2,9% estiman los empresarios de la Región del Biobío en 2019​, según las cifras entregadas por la última encuesta de Percepción Empresarial Regional, realizada ​semestralmente por la consultora EY, la Universidad Andrés Bello y la Cámara de la Producción y del Comercio Biobío (CPC Biobío).

La consulta aplicada durante la última quincena de junio y la primera semana de julio, fue respondida por 116 empresarios y líderes de distintos sectores productivos de la región, quienes consideraron que es necesario generar más incentivos a la inversión (61%), fomentar la productividad (42%) y la descentralización (41%) como aspectos prioritarios para acelerar el crecimiento regional.

En este sentido, el gerente general de la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción, Ronald Ruf, comentó que “la percepción de los empresarios de la zona es que sigue siendo fundamental que se generen incentivos para desarrollar inversiones como mecanismos para potenciar el crecimiento, así como también es interesante ver que indicadores como la descentralización subieron 10 puntos en relación al IPER de diciembre del año pasado, lo que refleja que para las empresas, la incertidumbre frente a políticas públicas, podrían estar trabando  la materialización de proyectos de inversión en la zona y por lo tanto, son un tema relevante”.

 

Indicador 

El IPER, que se construye con base en algunas preguntas de la encuesta, en junio registró un valor de 54 puntos​ manteniéndose en la zona de optimismo, pese a ello, muestra una disminución. “Es la tercera vez consecutiva que muestra una clara tendencia a la baja”, explicó el director de la carrera de Ingeniería Comercial de Universidad Andrés Bello, Luis Bravo.

Añadió que “en esta ocasión se puede asociar a variados factores de orden interno, entre los que se destaca la incertidumbre en la aplicación de nuevas leyes y reformas, cambios que son relevantes para el desarrollo de las empresas”.

Escenario en el que coincide Francisco Avendaño, socio líder de EY Concepción quien agregó que “es necesario generar buenas políticas públicas en estas materias –reformas- pues está claro que tienen un impacto importante en las expectativas y decisiones del empresariado respecto a la decisión de invertir”.

En este sentido, es importante destacar que el 55% de los empresarios regionales considera que la modernización a la reforma tributaria tendría un impacto beneficioso en la economía, mientras que sólo un 8% considera lo contrario.

 

Variables consideradas

​L​as variables que afectan primordialmente ​ el resultado de las empresas, se mantienen lideradas por la incertidumbre que genera la aplicación de las nuevas ​leyes y reformas (67%%)​, seguida por la demanda interna (28%) ​y la volatilidad en el precio de los commodities (29%)​.

Y tal como en versiones anteriores, el costo de la energía apareció como un factor negativo para el 19% de los encuestados, y 42% de ellos manifiesta que han visto un incremento en el cobro por este concepto.

Según explicó el gerente de la CPC Biobío, “Este indicador muestra una de las principales preocupaciones de las empresas regionales que demandan un alto consumo energético, cuya producción se ve directamente afectada, principalmente en los impactos que tiene la aplicación de la llamada Hora Punta, periodo en que se recarga la tarifa”.

En este sentido, Ruf recalcó que el gremio está trabajando en una mesa técnica con empresas electrointensivas cuya gestión ha apuntado a elaborar diagnósticos  y mejoras en torno al tema y a la realidad del empresariado local.

Respecto a la empleabilidad, el 54% de los empresarios encuestados percibe una mantención de las tasas actuales, mostrado un leve aumento respecto a la medición de diciembre (de 48 a 54%). La misma percepción existe respecto a las remuneraciones, pues el 67% de opina que se mantendrá en los rangos actuales.