Bajos salarios y precariedad del empleo parecen ser el punto en común entre las preocupaciones de los trabajadores, y que se hacen más visibles con la conmemoración del Día Internacional del Trabajo.

Es así que la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), definió este 1 de Mayo, como el día de la «Defensa del empleo», explicó Sergio Gatica, presidente regional de la organización sindical. La razón, es «por los miles de trabajadores que han quedado y otros que lo van a hacer pronto sin sus fuentes de trabajo». Hoy el sector que está siendo más golpeado es el comercio, con el cierre de numerosos locales, algunos muy antiguos y, aparte de los despidos, se está precarizando el trabajo en el comercio, ya que muchos trabajadores son despedidos y luego recontratados con sistema part time y pick time, advirtió, consignó.

Gatica planteó, además, en relación a la llegada de inmigrantes que les preocupa que «estén siendo utilizados para precarizar el trabajo, tomados como mano de obra barata, lo que afecta la labor de los sindicatos».

Asimismo planteó que «a pesar de que esta Región aporta con un importante porcentaje al Producto Interno Bruto Nacional, mantiene los salarios más bajos del país». Por ello, dijo: «Estimamos necesaria la instauración de un salario mínimo regional de $450 mil, que dé cuenta de las grandes ganancias que acumulan las empresas».

FORMALES E INFORMALES

Para el gerente de la Cámara de la Producción y del Comercio de Biobío, Ronald Ruf, es importante hacer la distinción entre trabajadores formales e informales. «Desde esta perspectiva, nos parece complejo el aumento experimentado en materia de empleo informal, principalmente porque está ligado a condiciones de mayor precariedad, con menores ingresos, más expuestos y sin seguridad social», sostuvo.

Ese aumento podría estar ligado a diversos factores, por ejemplo a la población migrante que ha llegado a nuestro país en busca de mejores oportunidades; y por otro, a que la generación millenialls tiene un enfoque distinto respecto al mundo del trabajo, en la que éste es visto como un medio para lograr objetivos más que un fin en sí mismo, como sucedía hasta hace unos años.

Paralelamente, existe un aumento de en los incentivos al emprendimiento que ha permitido el desarrollo de pequeñas empresas, proveedoras de bienes y servicios.

En relación a las expectativas de contratación de las empresas regionales, Ruf, se remite a las cifras dadas a conocer en el último Índice de Percepción Económica Regional, de enero de este año, donde el 50% de los empresarios de la Región estima que se mantendrán las tasas actuales de empleo en 2019. Y, respecto a los salarios, el 60% cree que se mantendrán, mientras que el 40% que se incrementarán durante el año».

Consultado acerca de los desafíos en políticas de gestión de personas, el dirigente empresarial precisó que «hemos comenzado a comprender la importancia que tiene para los trabajadores contar con espacios y tiempos que apunten a mejorar su calidad de vida, ya sea a través de tiempo para la familia, instancias deportivas o al desarrollo de destrezas y habilidades más ligadas a lo social».

En esta misma línea, puntualizó que el desafío «está orientado a ese tipo de directrices en materia de recursos humanos, en generar espacios de crecimiento personal y profesional. Así por ejemplo, el acceso a capacitaciones y por ende desarrollo al interior de las compañías, son muy valoradas, o las oportunidades de acceder a permisos para cursas estudios de postgrado, una nueva carrera o completar la formación inicial».

Para los trabajadores pesqueros estos últimos años no han sido nada fáciles. Es que en flotas, plantas de proceso y servicios dependientes del rubro industrial, han sido de gran incertidumbre laboral. Por ello, la fecha se dedicará a reforzar los compromisos de unidad a nivel nacional, tras la meta de conseguir mantener los puestos de labor y su calidad o que sea ley una Plataforma Social que mitigue el daño de cambios legislativos.

«NO ESTAMOS PARA CELEBRACIONES»

Juana Silva, presidenta de la Federación de Sindicatos Plantas de Proceso (Fesip) señaló que siendo el 1 de Mayo una fecha para conmemorar, lo harán en el contexto del reconocimiento a los derechos de los trabajadores. «No estamos para celebraciones. Habiendo personas, mujeres jefas de hogar en el sector, diputados y senadores igual aumentan la cesantía y precarizan el empleo y buscan modo de entregar todos los recursos a los armadores artesanales, que mantienen empleos precarios y nos quitan puestos de trabajo con contratos indefinidos o a plazo, con garantías conseguidas en el trabajo sindical», sentenció.

El hecho que la efeméride coincide en Chile con el inicio del Mes del Mar, contribuye a la relevancia de los simbolismos entrelazadas entre la conmemoración en memoria de los Mártires de Chicago que en 1886 lucharon por la jornada laboral de ocho horas.

Nota publicada por Diario El Sur, el día 30 de abril de 2o19.