+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 16 diciembre, 2015 / Noticias / 208 lecturas

Presidente de la CPCC participa en Foro sobre Libre Competencia

[vc_single_image image=”13515″ alignment=”center” style=”vc_box_outline” border_color=”grey” img_link_large=”” img_link_target=”_self” img_size=”full”]

Libre Competencia, colusión y delación compensada ¿De qué estamos hablando? Así se denominó el foro empresarial organizado por IRADE, donde se analizaron en profundidad los últimos casos ocurridos en nuestro país en relación a conductas anticompetitivas.

En la ocasión Ricardo Riesco, abogado socio del estudio Philippi Prietocarrizosa & Uría de Santiago, experto en libre competencia, presentó  los principales aspectos  del proyecto de ley en discusión parlamentaria, que introduce cambios sustanciales al sistema de control de operaciones de concentración.

El abogado estimó como “totalmente desproporcionadas” las penas de cárcel contempladas para los responsables de colusión. “Estas penas que van desde cinco años y un día a 10 años de cárcel para quienes se coluden podrían, a mi juicio,  jugar en contra del desbaratamiento de los carteles, que es uno de los objetivos del Tribunal de Libre Competencia”, aclaró el experto.

Junto al abogado participaron Hernán Celis, presidente de la CPCC y Lorenzo Chavalos, vicepresidente de IRADE, quienes enfatizaron la necesidad de fortalecer los gobiernos corporativos en las empresas y de establecer los incentivos correctos en los ejecutivos que eviten estas prácticas.

“Se abre una oportunidad importante en distintos frentes: A nivel país esperamos perfeccionar el marco regulatorio de libre competencia; y a  nivel de directorio, es necesario fortalecer los gobiernos corporativos e involucrarse mayormente no sólo en los temas relacionados con  la visión y valores de cada compañía, sino en la revisión del tipo de incentivos que se está otorgando a los ejecutivos”, explicó Chavalos.

Hérnan Celis subrayó también la importancia de contar con códigos de ética precisos al interior de las compañías. “Hay que reforzar la ética difundiendo códigos sencillos y claros, donde se exprese cuál es la responsabilidad de cada uno de los miembros respecto de la competencia, de los consumidores y los trabajadores que forman un marco que aúna y focaliza a la gente en un actuar correcto”, sostuvo.

Texto: Irade