+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 18 abril, 2022 / Noticias / 59 lecturas

Presidente de CPC Biobío destaca migración agroindustrial a la región

Estudio y expertos indicaron que hay personas entre Arica y Valparaíso que ya han migrado hacia regiones del Biobío hacia el sur. CPC señala que hay migración de empresas del rubro agroindustrial y que esto ofrece una oportunidad.

Académicos y empresarios aseguraron que la migración de personas y empresas desde regiones del norte y del centro hacia la región del Biobío ya es una realidad, especialmente en lo que refiere al rubro agrícola, debido a la sequía y a las estrategias de racionamiento de agua en aquellas zonas.

Un ejemplo de ello es la Región Metropolitana, en donde las autoridades lanzaron el protocolo de racionamiento de agua para las zonas a las que se declare como Alerta Roja.

No obstante, ¿es posible que exista un mayor éxodo de personas y de empresas hacia la región del Biobío por motivos hídricos y, en específico, hacia Concepción? Expertos y dirigentes gremiales dieron sus opiniones a La Estrella.

Alina Muñoz, socióloga y académica de Administración Pública de la Universidad San Sebastián, señaló que «la migración por causas climáticas -migración climática hoy es una realidad. Esto se fundamenta en que aquellas zonas, carentes, principalmente de agua potable, y que alcanzan porcentajes de vulnerabilidad social mayores al 80 por ciento».

La experta de la USS en Concepción aportó que «de acuerdo con un estudio realizado por la Fundación Amulen (2021) habitantes de regiones como Arica y Parinacota, Atacama, Coquimbo y Valparaíso han comenzado a migrar hacia el sur del país buscando un mayor y mejor acceso al recurso hídrico y con ello mejores condiciones de vida».

EMPRESAS
El presidente de la CPC Biobío, Álvaro Ananías, señaló que la situación hídrica en Chile es crítica, que hay una mega sequía que se extiende por más de 12 años y citó que la Región del Biobío registró un déficit de precipitaciones por más del 60%.

En ese contexto, señaló que «en el caso de la migración creemos que esta se registra mayoritariamente en la Agroindustria. La migración agrícola se viene dando hace algunos años, ya que el Cambio Climático ha provocado el traslado de aquellos bienes alimenticios que requieren mayor cantidad de agua y que cubren la necesidad de alimentos de las personas».

En ese sentido, Ananías indicó que «vemos como una oportunidad, tanto para la Región de Ñuble como para el Biobío, la instalación de nuevas empresas que desarrollen el agro, así como también, una oportunidad para generar mayor empleo en la zona».

No obstante, aseguró que «consideramos poco probable que empresas de otros rubros y servicios migren debido a la sequía, en algunas incluso las desalinizadoras se convierten en alternativas y les permite que puedan quedarse en sus zonas de origen», finalizó el dirigente gremial.

URBANISMO
Leonel Ramos es académico de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Geografía de la Universidad de Concepción.

Señaló que la capital regional puede estar preparada para un posible éxodo de personas desde otras regiones hacia el Gran Concepción, pero que la ciudad debe mejorar en tres aspectos.

«En la ciudad va a pasar lo mismo que en lo agrícola, pero actualmente este fenómeno ocurre en una escala universitaria. Si esto pasara a una escala mayor, será un gran desafío para ciudades como Concepción y Chillán», señaló.

En ese sentido, Ramos indicó que «el primer factor a mejorar es el de la cantidad de viviendas, ya que actualmente hay un déficit a nivel nacional, no solo en nuestra región. En segundo lugar, tenemos un transporte público y privado extremadamente complicado por efectos de la pandemia, ya que existe bastante congestión. Este es otro aspecto a mejorar».

Finalmente, el director del Departamento de Urbanismo de la UdeC, señaló que «lo medioambiental es muy relevante, ya que actualmente hay un contexto en el que los humedales están protegidos» y que «es fundamental la participación de las comunidades en los cambios que se puedan dar porque esto no será resuelto por solo una persona. Si hay más población en las ciudades futuras, necesitaremos más alimentos, más eficiencia, más respeto por el medio ambiente. Son los vecinos quienes tienen el pulso de las situaciones urbanas».