+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 9 julio, 2021 / Noticias / Socios / 91 lecturas

“Tenemos el desafío de recuperar 80 mil empleos y aportar a superar la pobreza”

La encuesta Casen, realizada a fines de 2020, periodo en el que las familias estaban recibiendo aportes a sus ingresos desde el Gobierno, mostró en cifras que la pobreza y, peor aún, la extrema pobreza, se incrementaron en el país y en la Región.

En mayo de este año, se registró un alza histórica en el crecimiento del país; el Imacec anotó un alza de 18,1%, que se explica porque hubo menos cuarentenas que permitieron abrir comercios y activar servicios, un mes, además, en que los retiros y ayudas del Gobierno impulsaron el consumo y en el que la base de comparación era baja. Pero no fue la minería ni la industria, ni las inversiones, los que generaron el alza.

“En materia laboral, las cifras han mejorado, pero no se han recuperado a niveles precrisis sanitaria. A nivel nacional existe un millón menos de puestos de trabajo y en la región, cerca de 80 mil, respecto a los niveles prepandemia”, dijo Alvaro Ananías, presidente de CPC Biobío, quien añadió que “Hoy la oferta de empleo está contenida, las personas, especialmente las mujeres, han disminuido su participación en el mundo laboral y algunas de ellas no están en busca de empleo, porque han debido ocuparse del cuidado de la familia y atención del hogar o por temor al contagio, entre otras razones”.

La demanda de empleo, por su parte, tiene dos lados, hay actividades económicas que no han generado vacantes por las incertezas para operar con cierta normalidad y continuidad; es el caso del comercio, el turismo y la gastronomía, que con los cambios en el plan paso a paso es posible que logren operar. A esto debemos sumar que la pandemia ha acelerado la automatización en los procesos productivos; eso significa que se producirá un cambio en las plazas de empleo que tradicionalmente conocíamos y por ende requerirá de inversión de parte de las empresas y capacitación o perfeccionamiento de los colaboradores. En contraposición, hay sectores como la agricultura, la construcción, y la metalurgia, que presentan escasez de mano de obra. En este escenario, “los desafíos vienen dados por el ajuste en el empleo y la mayor inversión, contribuyendo así en la superación de la pobreza y la mejor calidad de vida de quienes habitamos esta Región”, enfatizó el líder gremial.