+[56] 41 3835200 comunicaciones@cpcbiobio.cl
Publicado el 24 agosto, 2020 / Noticias / Prensa / 78 lecturas

Columna: Reactivación Económica en Pandemia

Ricardo Gouët Bañares, presidente CPC Biobío

Para nadie es un misterio que la economía de nuestro país, así como la de casi todo el mundo, atraviesa por momentos críticos. El impacto del coronavirus en el bolsillo de la mayoría de los chilenos, ha obligado al Gobierno a tomar medidas que permitan paliar la situación que, para muchos, ya es insostenible.

Las proyecciones que los empresarios regionales hacen respecto a este escenario no son auspiciosas, al menos, no en el corto plazo y así quedó de manifiesto con la entrega del último Índice de Percepción Empresarial Regional, IPER Biobío, dado a conocer recientemente.

El IPER es una medición semestral que, la Cámara de la Producción y el Comercio Biobío (CPC Biobío), la consultora EY y la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello elaboran desde hace ya 9 años. En el transcurso de este tiempo, la “aguja” se ha movido en torno a la media que es de 50 puntos, a veces un poco mejor (sobre los 50 puntos), otras más pesimistas (bajo esa línea); sin embargo, en esta última entrega, la mirada es desalentadora… 32 puntos, la cifra más baja en los 18 informes elaborados.

Una abrupta caída en las inversiones para el Biobío avizora el 72% de los encuestados, y los montos de esos proyectos no superarían los US $5 mil millones. En esta misma línea y como consecuencia directa de ella, el 88% de ellos estima que el desempleo continuará subiendo en la zona.

Es cierto, el IPER habla desde la percepción, de ahí su nombre; sin embargo, al leer otras encuestas, es posible encontrar esta misma mirada poco halagüeña en torno a la economía y a nuestras fuentes de empleo y qué mejor reflejo que el entregado por el Banco Central respecto al PIB de -14,1%.

Estas proyecciones fueron compartidas con las autoridades locales y con los ministros de Hacienda, Ignacio Briones y del Trabajo, María José Zaldivar, durante un encuentro del que participamos como parte de los 23 gremios regionales asociados a Sofofa. En esa oportunidad, como gremio planteamos la importancia de que los subsidios al empleo, así como las medidas del Plan de Reactivación, no discrimine entre empresas pequeñas, medianas y grandes, y que se generen propuestas en beneficio directo de las regiones.

El anuncio presidencial del Plan Paso a Paso sin duda permitirá hacer frente a este escenario complejo. El Biobío recibirá $900 mil millones para la ejecución de obras públicas relevantes para potenciar el desarrollo logístico y dar una mejor calidad de vida a nuestras comunidades. Pero junto con ello, es necesario que se establezcan políticas públicas en torno a hacer más expeditas las inversiones privadas. No se trata de omitir procesos o solicitar menos análisis de sus impactos, sino de hacer más eficiente su tramitación y simplificar la burocracia existente.

Columna publicada por Diario El Sur, en su edición del domingo 23 de agosto de 2020.